jueves, 30 de julio de 2015

Vacacionando, que también es gerundio

Bueno, mañana 31 de Julio empiezan en la entidad de trabajo mis ¡¡¡VACACIONES!!!. Momento de descansar, desconectar, vaciar la mente y recargar pilas con los míos, unos días en el campo y otros días en la playa. Momento de cañitas, arrocitos, paseos por la playa y partidos de paddle (o como se pueda llamar a agacharse doscientas veces a por la bola mientras el crío trata de aprender a pegarle... :-)). Y si es por mí, intentaré que este no sea un veraneo de "trabacaciones", que ya los tuve en el pasado.

Pero este año se me presenta una situación especial, algo que nunca me había pasado hasta este año... ¿Qué hago con el blog? La verdad es que he estado pensando bastante; leído algunos artículos sobre el tema; y la conclusión ya os la di a principios de la semana, en el artículo que resume los 4 últimos meses de actividades. ¡¡¡Chapamos por vacaciones!!!

Me gustó el artículo de @raulmiruri, sobré "qué hacer con tu blog en vacaciones" y el rango de opciones que da, desde parar completamente la actividad; a continuar del mismo modo que si no hubiera vacaciones; o hacerlo a un ritmo menor. Y me gustó la reflexión de Andrés Pérez Ortega @marcapersonal sobre las no vacaciones de tu marca personal. Y bueno, pues al final es la ya mencionada, CERRADO, pero...

Pero al final lo que vamos a hacer es cesar la publicación de artículos... únicamente; y es que se promete un verano muy interesante para el blog lleno de actividades de "soporte"
- Por ejemplo, ya he descargado una versión de wordpress y montado un servidor en el portatil. ¿Merecerá la pena cambiar de plataforma y comprarse un dominio propio? Vamos a hacer pruebas este verano antes de tomar una decisión.
- Hay algunos artículos que me rondan por la cabeza en estos momentos y quizás vayan tomando forma en el verano: hablaremos de equipos y de las personas que los forman; hablaremos de equipos informáticos; hablaremos de estrategia; hablaremos de números...Vamos, que aprovecharemos para escribir un poquito. 
- Hay que aprovechar las horas para leer mucho; tomar ideas y procesar opiniones para seguir escribiendo, ya sea en la terraza cerca del mar o el cesped de la casa rural. Todo para seguir leyendo y por supuesto aprendiendo. Por cierto... que me llevo esta magnífica lista para elegir algunos libros este verano (más alguna novela negra que también caerá).
- Y seguiremos algo de lo que se cuente por Redes Sociales, el twitter principalmente, pero a modo de llenar huecos muertos sin actividades.

En fin... sólo me queda agradeceros a todos los que me acompañáis en esta aventura que es el blog (ya sea leyéndolo y difundiéndolo, comentando o dando ideas para nuevos artículos) y que espero veros a la vuelta del verano, un poco más morenitos y mucho más descargados.

FELIZ VERANO.

lunes, 27 de julio de 2015

Recopilando: Píldoras de conocimiento del blog.

El 1 de agosto comienzan mis vacaciones laborales y creo que las del blog también. Desde Marzo han llegado unos 30 artículos, con mayor o menor frecuencia, en una media de uno y medio a la semana. En estos cuatro meses he escrito mucho más que en los tres años anteriores, principalmente por el hecho de tener una rutina para escribir casi todos los días un rato, o al menos pensar sobre qué escribir; y porque la temática del blog se ha ido definiendo poco a poco, mientras se escribía el mismo. 

Recopilando lo escrito en estos meses, podemos sacar los siguientes grupos de temas tratados en este blog (con menor o mayor acierto según los indicadores de audiencia).



Productividad Personal.

Realmente este es el origen de todo. Yo descubrí hace unos años GTD gracias al blog de Berto Pena: Think Wasabi; y al de muchas veces difusor de este blog José Miguel Bolívar y su Óptima Infinito. Fuen buscando en Google la frase: "¿Por que el dia no tiene más de 24 horas?". De ahí fui conicendo un montón de blogs interesantes de este tema y otros muchos (gracias a todos los que escribís un blog por dejarnos disfrutar de vuestros conocimientos). 

Sobre este tema, en esta tanda de artículos he escrito tres artículos:
- Combatiendo las interrupciones: como gestionar ese "¿tienes un minuto?"
- Ley de Parkinson: o porque siempre nos pilla el toro y lo dejamos todo para última hora, aunque hayamos tenido 4 años y medio para hacerlo.
- Formando a los jefes en temas de productividad: sobre la experiencia personal con metodologías de trabajo (el uso del whatsapp o el e-mail), horarios de reuniones, etc...

Aunque lleva bastante tiempo escrito no voy a dejar de mencionar al líder de visitas de este blog. El artículo: "Cuanto más productivo soy, más tiempo libre tengo" que ha llegado a ser trending topic en mi oficina, donde se derivó el corolario: "o más tiempo para sacar adelante otros proyectos" con el que no termino de estar de acuerdo pero que seguimos debatiendo.

Y uno más, escrito casi bajo petición, sobre mi tratamiento para evitar la infoxicación con el uso de Feedly (RSS); Pocket (leer más tarde) y Evernote (archivo).



Serie Evernote.

En estos meses he subido cuatro libretas públicas de Evernote. Sobre temas muy diversos que recogen un poco mis intereses profesionales. Prometo que en breve vienen más libretas con varios cientos de artículos disponibles sobre temáticas relativas a este blog.
- La de Banca Multicanal, con muchos artículos en Inglés, es de lo que trata mi desempeño profesional Digital, ATMs, contact Center, Sucursales; Uso de Canales...); 
- la de presentaciones, con cientos de consejos sobre como crear presentaciones y evitar la muertre por powerpoint;
- la de excel, aplicación a la que dedico el 80% de mi tiempo, con trucos, consejos, formulas...
- la de temas relativos a como escribir un blog: un interés que resulta más que evidente.
Muy bien aceptadas estas libretas con mucho conocimiento en su interior y pendientes de salir algunas nuevas sobre productividad personal, coaching, marca personal...



Presentaciones eficaces.

Decía que el 80% de mi vida profesional se la dedico al excel... pues aquí está el otro 20%. No basta con tener el dato exacto, sino con saber comunicarlo BIEN. Un par de artículos sobre presentaciones en este tiempo nuevo de blog:
- La falacia sobre el número de diapositivas. No es cuestión de slides sino de saber el tiempo del que dispones para transmitir tu mensaje.
- ¿Por que lo llaman presentación cuando quieren decir documento? Artículo que se explica muy bien con el título y donde se explica por que no ponemos un word en la pantalla.


Management; personas; recursos humanos; coaching... TRABAJO.

La verdad es que podría abrirlos un poco más y mejorar la clasificación. Pero es que al final, este blog trata del trabajo y de los diversos problemas que afrontamos en el día a día. Los temas van surgiendo en conversaciones de la máquina del café; o en algunas charlas más o menos dirigidas para completar opiniones sobre algún tema o en almuerzos increíblemente productivos que tengo con algunos compañeros.

- Empecemos por la serie sobre la motivación: Brutal acogida del artículo sobre elementos desmotivadores: un salario injusto y la ausencia de meritocracia; interesante el de la secuela sobre elementos motivadores: autonomía, propósito y maestría y sin embargo algo patinó con las reflexiones finales de la trilogía.

Sobre el cambio en el mundo y en las empresas varios artículos, pues es algo que estamos viviendo en el días a día:
- Cambiando en el trabajo: que trata de reflejar muchas de las vertientes de este cambio;
- Analizando los impactos del cambio digital: artículo que me salió densito, para que negarlo;
- Debatiendo sobre las oficinas abiertas: y es que nos vamos a quitar los muros físicos y a fomentar la colaboración, creo que sin haber acabado con muchos muros mentales; 
- ¿Planes de carrera? Que nos ayuda a reflexionar sobre como ha cambiado la forma de trabajar y por lo tanto los esquemas del pasado ya no sirven;
- Una enriquecedora conversación sobre los cambios en la forma de trabajar en las empresas, con José Miguel Bolivar y David Sanchez; además del resumen de un Curso de Verano sobre este mismo tema y del que extraje interesantes conclusiones.
- Dos artículos sobre el feedback en el trabajo: el original y los comentarios (sincero y propductivo) que en un par de comidas de trabajo salieron posteriormente .
- Un par de artículos sobre las personas en el trabajo: las que joden (ojo con las personas tóxicas) y las que aportan.
- Otros par de artículos sobre la variable clave del éxito: la actitud. En uno de ellos mostramos como debe ser la actitud ante el cambio; mientras que en el otro mostramos como aportar valor al equipo a partir de la actitud.
- Y el último, pero con una velocidad de lectura brutal, sobre la posibilidad de triunfar con un perfil bajo en la empresa actual.


Intervenciones en Másters y Cursos

Un par de intervenciones en público también han tenido su reflejo en este blog. Por cierto... cumplido el Objetivo de 6 intervenciones en el año a falta de 4 meses... habrá que redefinir el objetivo ¿no?. 
Una ya conocida pues no es la primera vez que la hago y espero que no sea la última, a los alumnos del Máster de la Universidad de Cantabria de Banca y Mercados Financieros. Consejos para tu primer empleo... y los siguientes. Podéis encontrar el material de la misma en slideshare.
Una oportunidad que se brindó a través de un contacto: el Curso de Verano de la Complutense sobre la "Empleabilidad de los Universitarios" en el que participé en una mesa redonda y cuya preparación y posterior resumen subí a este blog.


Concluyendo

En fin... que el curso llega a su fin y este artículo intenta resumir los conocimientos (si puedo tener el descaro de así llamarlos) que desde aquí hemos intentado mostrar. Esperamos que el cuatrimestre haya resultado interesante y nos veamos a la vuelta del verano, quizás con algunos cambios... pero eso... eso es otra historia.

jueves, 23 de julio de 2015

Aprendiendo sobre las nuevas formas de trabajo del Siglo XXI

Como ya comenté en el post sobre Empleabilidad de los Universitarios, el centro de Formación del Banco Santander en Boadilla ha sido sede de algunos Cursos de Verano de la UCM. Si en el caso anterior participaba como ponente, esta vez fui a escuchar las charlas sobre "Las nuevas formas de trabajo del Siglo XXI". Debo decir que es una suerte tener acceso a estos cursos y además estar tan cerquita del trabajo. Además por necesidades del guión debí aparecer un poco más tarde del inicio del evento y desaparecer un poco antes del final del mismo; perdiéndome alguna de las charlas, entre ellas la que hablaba sobre Flexiworking, la nueva forma de trabajar del Santander. Por este motivo le he pedido ayuda a mi compañera Halanna, para confirmar que todo lo que yo escribo aquí se hizo público en el encuentro.

Silvia Ruiz Barceló - Flexiworking Santander

De reciente lanzamiento y muy publicitado por los medios Flexiworking resume el nuevo concepto de la forma de trabajar en el Santander y da a los empleados diferentes opciones de flexibilidad:
- la jornada flex: que flexibiliza los horarios de entrada hasta las 10 de la mañana y de salida (una vez cumplidas las horas reglamentarias);
- el flex friday: que permite salir los viernes una vez cumplidas las 6,5 horas de trabajo establecidas (que podemos salir a las tres);
- los flexi days que da la posibilidad de trabajar en remoto cuando las necesidades del servicio lo permitan (existiendo la posibilidad de llegar a teletrabajar una gran parte de tu jornada laboral);
- las flexi vacaciones: que permiten comprar hasta 5 días de vacaciones…
- y otras medidas adicionales además de recomendaciones sobre el uso del e-mail; la política de viajes; la convocatoria de reuniones, etc…
De momento ha sido muy bien recibido por los empleados que pueden acogerse a él.

 Jesús Gorriti. Diseño e innovación al servicio de empleados y clientes

Yo me incorporé una vez se había iniciado esta presentación (al parecer hubo algún problema con los horarios del café y se adelantó algo el inicio de esta sesión) pero la verdad es que me lo pasé muy bien. Cuando yo llegué @gorriti ya estaba mostrando como había cambiado el mundo y como el trabajo también lo hacía y mostraba como eran sus nuevas oficinas y que espacios de trabajo tenía, con zonas diáfanas, espacios más abiertos, mucho más colaborativos. Muy interesante sabiendo que nosotros vamos a probar estas nuevas formas de trabajo en breve.

Katja Tsalikis. Ser una gran empresa para trabajar Kwork

Esta presentación se centró más en las personas y en cómo se consigue cambiar la forma de hacer las cosas de las personas de un equipo y de una empresa. Ahora que el “best place to work” parece ser el leitmotiv de las grandes empresas de occidente, vimos una serie de ejemplos de Kellogg con este Objetivo. Por resumirlo de alguna forma, yo diría que se lucha porque venir a trabajar sea divertido. ¿Puede serlo? Yo personalmente estoy convencido de que sí, pero hay que cambiar muchos formatos y muchas mentalidades.

Fátima Gallo. HR Digital revolution

La presentación de @Fátima dio un repaso a las nuevas habilidades digitales necesarias en el mundo laboral. Muchos “palabros” de esos que ahora están de moda, que si java, css, html, ha recibido grandes críticas entre el público a pesar de algún chiste demasiado técnico en la misma. 


En el turno de preguntas, una me resultó especialmente interesante… ¿Cuánto tiempo necesita un “nativo analógico” para alcanzar un nivel decente de conocimiento de esas habilidades digitales? Y la mejor respuesta fue una vieja conocida de este blog: solo depende de la ACTITUD.

Mesa redonda: Casos de éxito de empresas del siglo XXI

Finalmente se celebró una mesa redonda con la participación de varias personas. Joana Sánchez (Íncipy) habló de cómo implementar con éxito una estrategia digital en la empresa; Neus Antón. Headhunter de Adqualis charló sobre la gestión del talento en un entorno global; Carlos Morán de Cepsa departió sobre una nueva cultura que genera nuevos estilos de trabajo y Yolanda Menal habló del Agile Working en Unilever (charla que yo ya me tuve que perder).

Muy interesantes las tres que pude ver. Muy dinámicas las dos primeras, me hace gracia cómo se señala que ya no te preguntan en las entrevistas de trabajo si sabes hablar inglés,… es que ya las haces en inglés directamente. Y también muy interesante escuchar de primera mano el ya conocido caso de Cepsa y de cómo han cambiado su forma de trabajar con el cambio de propietarios y de sede física. En esta transformación radical se ha dado muerte al puesto fijo, ya no existen líneas de teléfono fijas ni espacios asignados a un trabajador concreto, sino que se intenta que las personas roten, cambien de lugar de trabajo, se desplacen y colaboren con muchas áreas y departamentos.

Resumiendo.

Unas jornadas la mar de interesantes en un tema muy relacionado con el contenido reciente de este blog. Está claro que el mundo está cambiando continuamente y con una velocidad mucho mayor cada vez. Este cambio está teniendo gran impacto en las formas de trabajar, en las organizaciones y en sus estructuras, por lo que este va a ser un tema recurrente en el futuro. 

Un saludo cada vez más cerca del reposo veraniego...


martes, 21 de julio de 2015

Debatiendo sobre la humildad y el "perfil bajo" en el trabajo actual.

New York City, Manhattan, Upper East Side, 5th Ave. : " Clean Air Hybrid Electric Bus " Circunstancias de la vida, hace unos días uno de los colaboradores del equipo ha tenido que dejar de trabajar con nosotros y ha iniciado una nueva etapa de su vida profesional en un nuevo equipo, una nueva situación y muchas dudas sobre el futuro. Y en este momento de su vida nos sentábamos a hablar de como afrontar todos estos cambios y llegamos a un tema algo peliagudo. Alguien que ya tiene cuatro años de experiencia, que proviene de una empresa grande, que ha aprendido mucho en estos años y le ha tocado lidiar con personas de todo pelaje... ¿debe presentarse en su nuevo puesto con un "perfil bajo"? Pero y de cara a su futuro desarrollo profesional... ¿Los perfiles bajos triunfan o acaban "comiéndose los mocos"?  ¿Es siempre la humildad una virtud? ¿Debe ser el "perfil bajo" un modo que debemos de saber activar y desactivar en ciertos momentos?

Definiendo el "perfil bajo".

Lo primero que nos encontramos fue como definíamos ese "perfil bajo" y siempre llegábamos a un conjunto de características o comportamientos que había que cumplir en esos primeros días:
- No llamar la atención
- Ser flexible
- Trabajar bien en equipo
- Ser humilde y modesto respecto a logros pasados
- Estar muy abierto a la colaboración "en positivo", aprendiendo de todos y aportando lo que en su medida pudiera.

Preparando este artículo he podido leer con calma lo que se define como "low profile". Leo en un blog que "Las personas que tienen un bajo perfil no suelen llamar la atención general. No se caracterizan por ser el centro de atención de las cosas." O la opinión de  Santiago Álvarez de Mon en un artículo de El País en el que señalaba que "una persona con low profile es discreta, nada egocéntrica, que sabe trabajar en equipo, que no necesita de los focos para automotivarse… Es una figura a proteger".

La verdad es que leyendo esto, uno no tiene muchas dudas de que la forma normal de entrar en un nuevo puesto de trabajo es mostrando este "perfil bajo". Pero... ¿debemos mantener siempre esta actitud? ¿O debemos ser capaces de jugar con este atributo? ¿Tenemos que aprender a mostrar nuestro "perfil alto" de vez en cuando?

El éxito y el perfil bajo.

Uno mira a su alrededor para ver si existen en su entorno, o en la sociedad en general, personas que con un perfil bajo hayan llegado muy lejos y cuya trayectoria pueda considerarse exitosa. Y es cierto que tenemos varios ejemplos donde podemos mostrar que "perfil bajo" no significa estar lejos del éxito. En el mundo del fútbol el ejemplo más cercano puede ser el de Vicente del Bosque, que con ese perfil bajo ha llegado a tener hasta título de noble. Pero en la empresa privada y en el mundo de los negocios podemos hablar de Amancio Ortega el fundador de Zara que tiene aversión a las cámaras, y otras personas de éxito en su ámbito que prefieren desviar los focos hacia otro lado.

En mi opinión, a las personas de "perfil bajo" les gusta triunfar con los resultados en el bolsillo y su éxito además se queda para ellos. Es decir, no se hacen notar hasta que los resultados no llegan y cuando ya llegan los resultados no los gritan a los cuatro vientos, sino que disimuladamente levantan la mano en una esquina y entonces reclaman lo que les puede parecer justo.

Y sin embargo este no es el comportamiento que implica los mayores niveles de retorno o mejores resultados. Estaba pensando en ejemplos para poder mostrar carreras de éxito con perfiles bajos y altos comparados; y dado que el ejemplo de futbolistas de éxito mundial en este momento puede resultar demasiado provocativo... me voy a ir a un deporte que levante menos pasiones: el tenis y por si acaso con un ejemplo de una generación ya retirada

Hace ya unos años el rey de las pistas era Pete Sampras, tenista norteamericano con un perfil más bajo que el de su gran rival en las pistas y en minutos televisivos, André Agassi. Primero con su pelo largo y sus extensiones y con su ropa de color que rompía los esquemas de Wimbledon; luego con su calva y sus reapariciones exitosas tras algunos meses de ausencia. Pete Sampras ganó más torneos del Grand Slam y , aunque nunca completara los 4 grandes; pero André Agassi fue el tenista mediático del momento y hasta hace muy poco seguía siendo la imagen de unas cuchillas de afeitar. Por cierto... con este ejemplo que "perfil alto" no implica tampoco caerle mal a la gente... sólo por si acaso.

La humildad está sobrevalorada.

Una vez que nos dimos cuenta de que triunfar no era imposible con un perfil bajo, aunque lo ponía más difícil, había que ver como darle la vuelta a nuestra actitud. Y recordando lecturas pasadas me vino a la mente esta frase, que la tomo de dos artículos que guardo en mis cuadernos de Evernote y que pronto compartiré en este blog. Con ella trataba de buscar argumentos para dar un paso adelante y abandonar esta actitud que a veces llegaba a ser hasta sumisa.

En el primero de ellos, Andrés Perez Ortega, conocedor en profundidad de los temas de marca personal, señala que "si eres tan modesto y humilde que nadie se entera de que existes quizás vayas al cielo pero pocos podrán beneficiarte de tu valor". Vamos, que está muy bien el "buenrollismo" pero que de vez en cuando hay que poner los argumentos (tu trabajo) encima de la mesa y hacerlos valer.

El otro artículo es de Francisco Alcide, dentro de su blog, señalando que: "El problema no es la virtud (la humildad, que es altamente recomendable) sino su "exceso" o su "defecto"". O sea, que lo mismo que la ausencia de humildad nos puede llevar incluso a vivir situaciones desagradables con un compañero de este tipo; el exceso de humildad también es negativo y nos volvería a llevar a la situación descrita por Andrés.

Resumiendo que es gerundio.

Vamos, que después de nuestras varias charlas sobre el tema llegamos a la conclusión de que lo mejor, como ya decíamos anteriormente, era tirarse por el perfil bajo. Básicamente por una sencilla razón, era lo que la forma de ser de nuestro compañero representaba. El colega no era precisamente el Mourinho del área, pareciéndose bastante más al Del Bosque del área, pero con una hoja de éxitos aún por completar... Por lo que hacerlo de cualquier otra forma podría resultar en un desastre de magnitud incalculable. 

Pero lo que si es cierto es que ambos quedamos con el deber de aprender a estar más orgullosos de nuestro trabajo; valorarlo en su justa medida y de aprender a ponerlo en valor en situaciones futuras.

¿Y vosotros? ¿Sois de perfil bajo? ¿Alto? ¿Consideráis ventajoso alguno de los dos? ¿O los consideráis negativo? ¿Os habéis encontrado alguna vez con alguien de perfil alto pisoteando vuestra carrera?

sábado, 18 de julio de 2015

Presentando: la empleabilidad de los Universitarios

Llegó el día y con algo de retraso sobre la hora prevista, acudimos 4 ponentes a formar parte de una mesa redonda dentro de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense y la Fundación CyD que sobre la Empleabilidad de los Universitarios Españoles han tenido lugar 13 y 14 de Julio en la Ciudad Financiera del Santander en Boadilla del Monte.

La mesa quería mostrar algunos casos de éxito acerca de como los Universitarios se acoplan al mercado laboral y son capaces de desarrollar carreras interesantes. Sobre el papel cuatro casos muy distintos donde cada uno hablaba de sus experiencias en el mundo laboral y cómo la Universidad había apoyado su desarrollo personal:
- Iker Marcaide, un emprendedor, creador de una startup que recibió el premio a la mejor startup mundial hace unos años y ahora lanza Zubilabs;
- Guillermo Rodriguez Lorbada, con un mix de vida profesional, creador de varias empresas pero trabajador en estos momentos en Repsol (compaginándolo con otras muchas cosas);
- Marta Garcia Contreras, una investigadora en temas médicos, a punto de leer su tesis doctoral, desarrollando su vida profesional en Miami;
- Yo mismo, con una carrera profesional dentro del Santander con experiencia en varias áreas y diversos países y con mayores responsabilidades poco a poco.

Cada uno de nosotros contó "su vida". Sobre mis reflexiones ya hice todos los comentarios en el artículo anterior, pero me gustaría añadir las experiencias del resto de ponentes.

Marta nos contó como ella ha tenido que salir al extranjero y trabajar fuera de España para poder seguir con su carrera profesional investigadora. Lo que aquí puede demorarse años en conseguir, en Estados Unidos lo ha hecho en meses y su Currículum va creciendo gracias a publicaciones, trabajos y patentes (!!!). En breve defenderá su tesis doctoral en Valencia (creo recordar) y la verdad es que no ve que su futuro pase por España.

La historia de Iker es completamente diferente. Como Guillermo son ambos emprendedores de vocación y trabajadores natos. Iker contaba como le frustró saber que en España era ilegal trabajar antes de los 16 y tuvo que salir al extranjero a trabajar en los veranos. Cursó estudios en España y Másteres en el extranjero y después de mucho trabajar decidió montar una empresa. Donde todos vemos un problema al intentar hacer un pago a su Universidad americana, el ve una oportunidad y monta un sistema de transferencias (PeerTransfer) a Instituciones Educativas que mueve miles de millones de dinero al año. Como eso ya funciona, ahora ha montado Zubilabs. Y como no se explicar muy bien todo lo que hace... dejo aquí el link a su página principal.

Guillermo, con el que tuve la oportunidad de charlar antes del comienzo de la mesa redonda ahora hace carrera en Repsol, pero ha creado varias empresas por el camino, unas más exitosas que otras y de todas ha ido aprendiendo algo (incluso a como presentar los impuestos!!). Guillermo hizo una explicación de como veía el la Universidad y el empleo.

Para mí resultó interesante conocer todas estas experiencias y responder junto con ellos a la pregunta lanzada por una persona de la UOC. ¿cual ha sido el papel de la Universidad en nuestra carrera profesional? Todo señalamos que el papel de la universidad había sido pequeño o nulo. Que no está hecha para pensar, sino para memorizar; que no facilitaba el emprendedurismo y ni siquiera la investigación y que posiblemente si es cierto que en sus cuadros docentes haya personas que sepan como motivar a sus alumnos a ser algo más en la vida. Los allí presentes escuchaban asumiendo, pues muchos de ellos eran docentes y directores o rectores Universitarios, las cosas que allí se decían y como rayo de esperanza lanzaban el tiempo que había pasado desde nuestra salida universitaria y los cambios que desde entonces ya se habían producido. Ojalá sea así.

Una última reflexión que también lancé allí fue que posiblemente el problema no sea de la Universidad Española, sino de toda la sociedad. Para mí el logro será conseguir que los estudiantes, cuando son preguntados por lo que desean ser de mayores, modifiquen su respuesta y pase de ser la de funcionarios - empleo seguro y salario decente - a cualquier otra profesión, que seguramente implique más riesgos, cierto pero traiga más oportunidades y recompensas.

Ya acabo, agradeciendo a mi amigo Marcus que diera mi nombre como posible ponente en esta mesa, a Fernando del Banco Santander por apoyar su propuesta; y tanto a CRUE como a FyD por la organización de este curso dentro de los Cursos de Verano de la UCM.

Pronto otra reseña del Curso de Verano de las Formas de Trabajo del Siglo XXI, al que esta vez acudí como alumno.

domingo, 12 de julio de 2015

Preparando: La empleabilidad de los Universitarios

El próximo Martes 14 de Julio voy a participar como ponente en una mesa redonda sobre la Empleabilidad de los Universitarios en un Curso de Verano de la Complutense de Madrid. Voy en concepto de Licenciado que ha tenido una carrera profesional interesante (en principio decían "de éxito" pero esto es sin duda más subjetivo) y con parte de la misma desarrollada en el extranjero. Y aunque voy a contar mi vida (profesional) he empezado a analizar un poco cuan "empleable" resultaba yo al acabar mi licenciatura en Economía, allá por Septiembre de 1998 (si, septiembre; siempre me quedaron asignaturas para el verano en mi periplo universitario). 

Aquel año habríamos acabado Economía unos 100 alumnos de la Universidad Pública de Navarra y otros tantos, o alguno más en la privada. 200 lechones cada año, economistas, a ser absorbidos por la Economía Navarra (por aquel entonces teníamos menor movilidad laboral que ahora). Después de la crisis que hemos vivido me imagino que el número de licenciados cada año habrá aumentado (o se mantendrá como poco), habrá crecido el número de competidores y la capacidad de absorción será mucho menor al haber menos empresas.

Por este motivo hice un par de años de Cursos de Doctorado, lo cual en vez de abrir puertas laborales posteriormente cerró algunas, aunque finalmente supe darle la vuelta y mostrarlo como elemento diferenciador. Y aproveché el verano de 1999 para aprender que el trabajo de camarero Sanferminero, además de ser una dieta estupenda, es muy sufrido; y para hacer unas prácticas como gestor de clientes en la entonces boyante y hoy extinta Caja Municipal de Pamplona. 

Al acabar mi segundo año de Doctorado, tras varias pruebas de admisión en varias entidades y empujado por mis propios tutores acabé siendo alumno del Máster Universitario en Banca y Mercados Financieros de la Universidad de Cantabria que patrocinaba el Banco Santander. Esta ha sido la decisión que cambió mi vida personal y profesional, pues además de ayudarme a salir de casa, me permitió conocer a la que hoy es mi mujer y entrar en la entidad en la que sigo trabajando.

Posteriormente mi carrera me ha llevado a pasar por muchos departamentos, áreas y países, habiendo vivido 18 meses en Lisboa y conocido y trabajado con Bancos y Financieras de Europa y Latinoamérica. 

Pero si hablamos de ese momento en el que uno deja de ser estudiante y pasa a ser empleado... ¿quien es empleable una vez acabada la universidad? ¿que hace que un licenciado sea más apetecible que otro? ¿Serán todo cuestiones de conocimientos técnicos? ¿Compiten los recién licenciados con los profesionales? ¿Es el salario (o el no salario) una diferencia a favor de los recién licenciados? ¿Están ante un momento complicado laboralmente hablando? Supongo que el miércoles podré contaros mi experiencia en el evento, pero aquí os dejo algunas de mis reflexiones previas.

Un poco de teoría: Sobreeducación y Teoría de las señales.

De mis tiempos universitarios recuerdo una de las asignaturas de la carrera y de los cursos de Doctorado que podría aplicar aquí bastantes de sus conceptos. De hecho lo pensé como tema para una suficiencia investigadora: Economía de la educación. Y de aquella asignatura recuerdo dos aspectos que me impactaron ya entones y bueno, supongo que sin querer vas vigilando en tu devenir profesional.

La teoría de las señales concluía que el proceso universitario simplemente mandaba una señal al mercado de trabajo sobre la capacidad de una persona para establecerse un objetivo a largo plazo, 4 años en aquél entonces, y llegar a cumplirlo. Podría pensarse que una persona capaz de conseguirlo puede ser en el tiempo más productiva para una empresa que aquella que no concluye este periodo de formación. Esta teoría reduce el papel y la relevancia de los contenidos de la carrera, posiblemente y en muchos casos (ojo, esto es mucho menor en carreras técnicas o en profesiones como la de médico), a un mero incidente.

Vamos, que quitando esos puestos técnicos no es extraño ver en muchas profesiones una amalgama de titulaciones bastante simpática. En banca, sin ir más lejos, podemos tener economistas, periodistas, ingenieros, matemáticos e incluso médicos y filósofos, en puestos más o menos técnicos. Es decir, parece cumplirse este hecho de que los conocimientos adquiridos en la carrera pueden ser una base, pero no el elemento clave (repito, en muchos casos que no en todos y además expresado esto como reflexión personal, no como artículo científico).

La segunda teoría que me molaba era la de la sobreeducación. Lo que venía a decir es que la gente adquiría conocimientos excesivos para lo que luego era de aplicación en el puesto de trabajo... y eso cuando carrera universitaria y profesión estaban alineadas. Vamos, que para currar de Administrativo haciendo declaraciones y cobrando 2,20 por cada declaración acabada tienes que ser Máster en Finanzas Cuánticas (que no cuantitativas). Posiblemente "compitiendo" (lamentablemente este es el término correcto aunque suene así de mal) con una persona que había hecho un módulo de FP mucho más dirigido. Pero es que claro... si quieres diferenciarte en este mercado laboral con tantísimo paro, supongo que es necesario demostrar que "y yo más". De hecho, yo conseguí acceder a mi puesto de trabajo con la Licenciatura, los Cursos de Doctorado y el Máster y me considero increíblemente afortunado, porque pillé contrato de trabajo sin pasar por 12 meses de prácticas.

Dos habilidades Soft: Diferenciación y Actitud.

Para mí hay dos elementos que marcan ese momento de paso del mundo universitario al laboral y que marcarán posteriormente el devenir profesional de cada uno, porque son aplicables el resto de la carrera. 

outlierHay que diferenciarse del resto. Cierto, en 1998 salieron 200 economistas de las Universidades Navarras, unos cuantos miles en España. Pero sólo 36 personas hicieron el Máster de la Universidad de Cantabria. De allí sólo algunos habíamos hecho "algo" entre acabar la carrera y pasar al Máster. Tres de los cuatro contratos que hizo el Banco en aquella edición sin pasar por las prácticas fueron para estas personas. Eran "diferentes".

Y esto seguirá sucediendo en la vida laboral. Deberemos seguir mostrando que somos diferentes si queremos seguir creciendo en nuestra carrera. Por ejemplo, ¿cuantas personas alrededor tuyo se han formado en aulas de Coursera y van obteniendo cursos y certificaciones en temas de actualidad? ¿Cuantos leen y escriben sobre temas del trabajo (esto puede ser considerado autobombo)? ¿Cuantos han compaginado trabajo y estudios y se han sacado un Máster? Diferénciate y aprovéchalo.
Attitude, not Aptitude
Y la segunda es nuestra ya conocida característica: la actitud. Algo que se puede ver a la hora de encontrar trabajo. Buscar un empleo ya no es sólo enviar Currículums a ver que pasa, es posiblemente hacer seguimiento de la oferta o intentar hablar con los Recursos Humanos de la Empresa o es crear un espacio donde te puedan venir a buscar las empresas. Y ya que estamos... cuando vayas a hacer una entrevista a una empresa, y realmente te guste el empleo... ¿que tal si estudias la empresa antes de verles? La cantidad de información que ahora está disponible en Internet hace que sea muy sencillo tener muchos datos de la empresa antes del momento clave. Si demuestras lo que sabes sobre ellos estarás mostrando un interés que no todos los candidatos podrán acreditar.

Y un poco de buena suerte.

Luck is... (explored)Y cómo no, al final la suerte también cuenta. Sin embargo la suerte se trabaja. De Michael Jordan siempre se decía, tras una de esas canastas imposibles en el último segundo, que tenía suerte. Lo que no se decía es cuantas horas entrenaba todos los días para que al final la dichosa bolita entrase desde cualquier ángulo. Y aunque es cierto que el trabajo no te va a asegurar que tengas suerte, como dice Yoriento "Querer no siempre es poder"; no trabajar reduce muchísimo las oportunidades de tenerla.

Y a vosotros... ¿como os fue para dejar la Universidad y encontrar empleo? ¿Consideras validas estas dos habilidades soft? 

La foto inicial es de la Biblioteca de la UPNA donde tantas horas metí y está tomada de su propia web.


jueves, 2 de julio de 2015

Apendiendo: Cambio igual a oportunidad. Actitud.

En estos momentos, en mi entorno laboral, vivimos momentos de cambio. Momentos que me recuerdan lo que yo explico a mis alumnos en una charla motivadora al acabar su Master. Y es que, en mi opinión, entre el mundo universitario y el mundo laboral (iba a decir la vida real) existe una gran diferencia que es el cambio continuo en el que vives en tu trabajo. De una vida, la estudiantil, que se regula por unos horarios que se conocen a principios del cuatrimestre, unas fechas de los exámenes que se informan con un mes de antelación, siguiendo el programa que se marcó a principios del curso (en algunos casos del curso 85-86), en resumen, de una vida que se organiza en una hoja de esas de horarios de las agendas escolares; a una vida en la que se vive el cambio continuo. Un cambio que puede ser muy distinto y de diferente dimensión, existiendo los "pequeños cambios" y los terremotos o los cambios estructurales.

Los pequeños cambios, esos que resultan molestillos.

En esos pequeños cambios, los del corto plazo, los del impacto limitado, podemos ver como las prioridades de nuestro entorno cambian, las urgencias aparecen, las peticiones desde niveles superiores caen, "hazme esto, no mejor aquello" o recordemos el montón de cosas que hemos hecho "para ayer" que se quedaron en una mesa acumulando polvo sin ver la luz. Y allí estás tu, con mucha cintura aceptando todo como viene e intentando poner buena cara a estos cambios de dirección e incluso a veces de sentido que se producen de un día para otro, de un momento para otro. Son esos cambios molestos, pero que al final son parte de tu día a día; a los que te tienes que acostumbrar mejor antes que después.

Los grandes cambios, de donde salen las oportunidades.

Pero otras veces los cambios son de calado, grandes, pueden llegar a afectar a las estructuras de la organización. Provoca grandes transformaciones en el organigrama actual, explotan cajas, se reducen unas, crecen otras y aparecen algunas nuevas. Y ya no digamos lo que sucede con los nombres que van dentro de la caja, que suben o bajan o se desplazan lateralmente - además de las interpretaciones que el personal pueda hacer de dichos movimientos. ¿Qué consideras que son dichos cambios: riesgos u oportunidades?

Supongo que la respuesta que das a esta pregunta depende de tu situación personal en este momento y realmente esto dependerá de lo que tengas que perder con la mudanza. Si cuando llegan estos cambios tu papel en la organización es reducido, unas condiciones pobres, una situación chunga... entonces tenemos buenas noticias: todo lo que puede pasar es que mejoremos (si, siempre todo puede ir a peor, vale). Cuando no tienes trabajo, ni propiedades y un futuro bastante negro... ¿quien no quiere revolucionar el mundo? Total, si sale mal... tampoco vas a perder mucho...

¿Pero que sucede cuando estos cambios llegan cuando tu te encuentras en la cresta de la ola? Si nuestra situación de partida es que eramos el número dos, vivíamos de maravilla, eramos el brazo derecho del jefe, estábamos en nuestra zona de confort y además se estaba de puta madre. En estos casos tenemos algo más que perder... ¿o no?

Así que en la primera situación es bastante fácil ser positivo ante el cambio, pero ¿y en el segundo caso? En el segundo caso lo que hará que tengamos situaciones totalmente diferentes será la ACTITUD con que nos enfrentemos al cambio. Decíamos con anterioridad que es tu actitud y no tu aptitud la que determina tu altitud. Y en estos momentos de cambio esto también se nota. Imaginémonos por un momento en esa situación tan buena cuando se produce el cambio. 

Si ante dicha situación nos quedamos maldiciendo la mala suerte que tenemos y esperando ver como nos afectan los cambios... Si dejamos que el cambio nos atenace, nos asuste y nos gane... Posiblemente no vengan buenas noticias con el cambio. 

Pero ante dicha situación, si intentamos ser proactivos y ver que puede haber nuevas oportunidades de lucimiento para nosotros y nuestro equipo, que podemos vender nuestros productos, que podemos aupar a nuestra gente... Sin duda, esas dos actuaciones totalmente diferentes implicarán resultados totalmente distintos y en el segundo de los casos probablemente mucho más positivos.

En resumen... que ante estos cambios tan radicales, lo importante es una vez más tener una actitud positiva y ver oportunidades donde otros podrían ver riesgos y mala suerte, aunque se permitan un par de días de luto... (expresión que usaba uno de mis jefes).

Y vosotros..., ¿como afrontáis el cambio? ¿Veis las oportunidades? ¿U os quedáis llorando por las esquinas y maldiciendo vuestra mala suerte?