lunes, 29 de abril de 2013

Dos razones para eliminar la alerta de "Tienes un e-mail nuevo"

Streamlining My DistractionsEl otro día estábamos tomando un café después de comer varios compañeros de trabajo y comenzamos a hablar de este tema. Yo defendía vehementemente la idea de apagar todas las notificaciones del ordenador, pero sobre todo la del e-mail (y aún más si es el de empresa).

Mi idea se basaba en las recomendaciones de quienes más saben en este tema de la productividad personal. El argumento principal: te distrae de lo que estás haciendo

Es sencillo. Imagínate la escena. Estás en uno de esos momentos que pillas en el día en el que las cosas salen redondas, avanzas a velocidad de crucero, hasta te parece que el día está más soleado; y ahí, en tu pantallita, abajo a la derecha sale ese cuadrado azul señalándote la llegada de un e-mail. Cierto que sólo está ahí tres segundos, los suficientes para que leas el remitente y el título.Y me da igual cuales sean, porque te vas a desviar en el 90 % de las ocasiones.
- Si es el jefe, porque es algo urgente;
- Si es un colega, porque vamos a ver que le pasa:
- Si es el newsletter del hipermercado, porque a ver las ofertas;
Y así con todos los ejemplos que quieras poner. 

Y realmente, en un número muy reducido de ocasiones, ese mail va a cambiar tu día de trabajo o tu vida. Es más, como sea algo que exige entrar en Internet, te prometo que al menos el 50% de las veces, los afectados acaban viendo la página del Marca, la del Verdecora o la página aleatoria de la wikipedia.

Pero si este motivo no te parece suficiente te daré el segundo, y es que todos constatamos que algo así nos había pasado más de una vez. Porque en el momento en el que alguien esté viendo la pantalla de tu ordenador, esa alerta se va a pasear por tu pantalla con mensajes que:
- ponen verde a la persona que está viendo tu ordenador (principalmente tu jefe o un compañero);
- o te recuerdan la borrachera del fin de semana y como vomitabas todo el kebab después de 7 cubatas;
- o te hacen proposiciones que te ruborizan hasta cuando las lees tu solo...
Y en ese momento, no sabes porqué, pero ese mensaje se queda en la pantalla 15 o 20 segundos, o al menos eso es lo que te parece a tí.

Así que hazte un favor, y ya sea por cualquiera de las dos razones... apaga las alertas de tu programa de correo electrónico.

martes, 16 de abril de 2013

Mejorando: ¿Multitarea? NO, gracias


Hace ya un tiempo en que me di cuenta de que la multitarea no era lo mío. Era sencillo, mientras hacía el pescado a la plancha únicamente tenía que vigilar que las verduras del crío, que estaban hirviéndose. ¿Qué sucedió? Pues como podéis imaginar ya por el título de la entrada... Con el pescado a punto de acabar de freírse, me pareció que llevaba bastante sin mirar las verduras y que olía... pues como tenían que oler... a "quemado-churruscado-negrotodopegao". Ah claro, intentando que las verduras no ardiesen conseguí que se pasará y pegara el "pescaíto" a la plancha. En mi defensa diré que por el camino, creó que además tuve que atender medio minuto los lloros del crío.

Resultado final de la multitarea: Desastre.

Pues lo mismo con las tareas del día a día en el trabajo. Si mirar dos fuegos ya es complicado... ¿por qué voy a ser capaz de leer el correo mientras trato la base de datos de access, respondo el teléfono y solucionó el problema del compañero con el ordenador?

Y sin embargo todos los días me descubro revisando el mail cuando se están bajando los datos del servidor. Claro, entra la tontería de turno para contestar en dos minutos y cuando te das cuenta el servidor te ha cerrado la sesión y toca poner usuario y contraseña de nuevo y volver a recordar donde te quedaste.
O cuando ese colega te pide un minuto para hacer alguna cosa y tu levantas la vista y decides hacerle caso.
O cuando en pleno proceso de creación respondes al teléfono (sí, sí, aún cuando sabes perfectamente que es el operador de tu compañía para ofrecerte una promoción que empeorará tu factura).

Aprende a centrarte en lo que estás haciendo, a dejar a un lado las interrupciones y olvida el alt+tab del ordenador para aprovechar esos tres segundos que tarda en imprimirse el documento para ver si hay algo nuevo en twitter.

Y si crees que puedes... que tu eres capaz de ser multitarea... acuérdate de los hombres orquesta. Sonar, sonaban, pero... 

Y tu... ¿eres multitarea? Recuerda: Cada tarea en su momento; Cada momento una tarea.

photo credit: @boetter via photopin cc